El Calafate, Argentina
Argentina

2 días en El Calafate

on
22 febrero, 2019

El Calafate es una de las ciudades más importantes de La Patagonia. Su nombre proviene de unas bayas azules que se encuentran en la región, un fruto muy rico. Su gran importancia como localidad, se debe a que es la puerta de entrada al Parque Nacional de los Glaciares, dónde se encuentra el famoso Perito Moreno, entre otros. Un lugar mágico y único en el mundo. A continuación te contamos que hacer en El Calafate durante 2 días.

Día 1

Nos despedimos de Puerto Natales y nos encaminamos hasta el monumento al Milodón, con cartel en mano que decía: «El Calafate». Casi llegando, una guía turística nos recomendó que escribiésemos «Cerro Castillo» mejor, ya que era el punto en el que se encontraba la aduana de Chile, y sería más fácil que alguien nos llevara hasta allí.

Efectivamente, al poco nos recogió René, un técnico de mantenimiento de hotel que nos acercó la aduana de salida, que pasamos a pie, tuvimos que volver a esperar a otro coche, esta vez con el cartel de «El Calafate», y haciendo cola, ya que otra pareja estaba haciendo dedo.

Esperamos más de media hora, con viento y fresquete, y finalmente, una vez recogieron a los otros chicos, una pareja de China nos dijo que ellos nos podían acercar hasta la siguiente aduana, de entrada a Argentina.

Entramos de nuevo a pie, y aquí esperamos otra media horilla de viento, hasta que dos jóvenes austriacos que viajaban a El Chaltén se ofrecieron a llevarnos.

Finalmente llegamos a nuestro destino, donde nos dirigimos a casa de Fran y Camila, reservada también por Airbnb, para dejar las mochilas, echarle algo al estómago acompañado de cerveza artesanal en La Zorra y ver un poco el centro del pueblo.

Día 2

Nuestra estancia en El Calafate tenía como propósito visitar el glaciar Perito Moreno, así que salimos por la mañana de casa y caminamos cerca de media hora, porque nos aconsejaron que debíamos caminar casi hasta donde acaba la ciudad para hacer dedo hasta allí (no queríamos pagar el bus que costaba 400$/10€ por persona).

Nos desanimó ver a tantos autoestopistas, porque eso solo podía significar que era difícil que alguien parase.

Y efectivamente, después de esperar unas 2 horas, nos desanimamos y pensamos que no podíamos seguir esperando más, porque nos marchábamos al día siguiente y sí o sí queríamos ver el glaciar.

Dimos media vuelta, dispuestos a comprar el ticket de bus, mientras seguíamos con los pulgares arriba, y tuvimos la suerte de que nos recogió Juan, un encantador doctor que iba justo allí para enseñárselo a su amigo Hernán que estaba de visita.

Compartieron su mate con nosotros y fueron explicándonos los paisajes patagónicos y curiosidades de la zona durante todo el camino.

Al llegar a la entrada abonamos el precio de extranjeros, 700$ / 16€, y te dan además un mapa de la zona y una bolsa donde depositar tu basura y arrojarla a la salida del parque.

La primera parada es el Mirador de los Suspiros, donde puedes empezar a apreciar lo impresionante que es el lugar, y ya puedes ir directo hasta el estacionamiento, donde se encuentra el restaurante, y comienzan las pasarelas de los senderos.

Perito Moreno es el glaciar más grande de Argentina, el segundo de Sudamérica y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981.

Es una imponente masa de hielo de más de 30 km de largo (que se dice pronto) y casi 70 n de altura, que avanza cada día 2 metros más.

Es impresionante ver el precioso color azul de sus grietas y escuchar como se resquebraja el hierro en movimiento… Un espectáculo que nos regala la naturaleza y te deja boquiabierto.

(Nosotros estamos bastante seguros de que George R. R. Martin se basó en él para crear el Muro de Juego de Tronos jajaja).

Dentro del parque hay un entramado de pasarelas que conducen a diferentes senderos señalizados, con paneles informativos con tu posición exacta y curiosidades del glaciar.

Nosotros elegimos hacer el paseo corto, porque nos habían dicho que el largo no valía la pena, ni por tiempo ni por paisajes, y además las condiciones climáticas no ayudaban… Chispeó todo el rato, y al final comenzó a llover un poco más fuerte. Aunque tenemos que decir que nos han comentado que es mucho mejor que esté nublado si vas a visitar Perito Moreno, porque al parecer los reflejos del sol hacen que se vea todo blanco y no se puedan apreciar las preciosas tonalidades azules de las grietas.

También está la opción de hacer algún trekking y caminar por encima del hielo, o acercarse hasta él en catamarán, pero son todo tour organizados y el precio se dispara bastante.

Volvimos a casa de nuevo con Juan y Hernán, con tour y vistas panorámicas de la ciudad incluidas y estuvimos a punto de despedirnos de la GoPro, porque Tatiana se la olvidó en el asiento trasero del coche, y gracias a Dios, conseguimos contactar con Juan, que volvió solo para devolvernos la cámara… ¡Un ángel este hombre!

Y cómo no, la tentación pudo con nosotros y paramos en Helados Tito a probar el helado de calafate (una fruta con aspecto de arándano y sabor similar a la mora, típico de la zona, de ahí el nombre), y volver a saborear el de dulce de leche. ¡Cómo habíamos echado de menos los helados argentinos!

Por la noche conocimos a Francesco y Nicoletta, una pareja de italianos que iban a hospedarse esa noche en la misma casa, y que nos volveríamos a encontrar en nuestros siguientes destinos.

TAGS

LEAVE A COMMENT

UNPARDENOMADAS
Barcelona

Hola! Somos Tati y Oscar. Una joven pareja que un día decidió unir sus caminos con un mismo propósito... Explorar todos y cada uno de los rincones de este maravilloso planeta llamado Tierra

Buscar